alimentación piedras riñón

¿Cómo puede la alimentación ayudarnos a evitar los cálculos renales?

Las piedras o cálculos renales son masas sólidas, formadas por cristales, que se van originando en el riñón debido a la acumulación de las sales y minerales de la orina. ¿Se puede evitar su formación?

Generalmente, la incidencia de cálculos renales aumenta a partir de los 20 años, situándose la mayoría de los casos en hombres de entre 40 y 60 años. Estas piedras pueden tener diversos tamaños, desde un grano de arena grande a mayor proporción, lo que incrementará el dolor y las posibilidades de que bloquee el flujo de la orina, pudiendo tener consecuencias graves para la salud. Por tanto, es importante tanto su tratamiento como su prevención.

Motivos de la aparición de piedras en el riñón

Las causas más frecuentes son:

  • Antecedentes familiares.
  • Deshidratación.
  • Trastornos renales.
  • Anomalías en las vías urinarias.
  • Trastornos metabólicos.
  • Alimentación.

Teniendo en cuenta que la alimentación también puede favorecer la formación de cálculos, en este artículo nos centraremos en ella como herramienta preventiva.

 

Evitar las piedras en el riñón: alimentación

Para evitar la formación de los cálculos, es importante no consumir en exceso los siguientes alimentos:

  • Lácteos. No sobrepasar los 3 lácteos al día.
  • Sal, y alimentos con alto contenido de sal. La recomendación es consumir máximo 2,5 gramos al día, y evitar salsas, alimentos procesados, comida rápida, snacks, etc.
  • Alimentos ricos en vitamina C. No superar los 60 mg al día.
  • Proteínas.
  • Alimentos ricos en oxalato de calcio. Espinaca, cacao, acelgas, tés, café, mariscos, refrescos…
  • Evitar el consumo de grasas saturadas.

Además de esto, es fundamental beber 2 litros de agua al día para ayudar a que los riñones depuren las sustancias sobrantes del cuerpo de manera constante.

¿Y si han aparecido piedras en el riñón?

En el caso de que las piedras en el riñón ya estén formadas, la alimentación también puede ser un gran aliado para evitar que su tamaño aumente. Esta será distinta en función del tipo de cálculo renal:

  1. Cálculos de calcio: alimentación
  • Aumentar la ingesta de líquidos.
  • Reducir sal.
  • Reducir los alimentos con alto contenido en calcio.
  • Comer cítricos.
  • Seguir una dieta baja en grasa.
  • Evitar suplementos de calcio y vitamina D.
  1. Cálculos de ácido úrico: alimentación
  • Aumentar el consumo de agua.
  • Evitar el alcohol.
  • Disminuir el consumo de proteínas.
  • Evitar el consumo de alimentos como espárragos, verduras crucíferas, salsas, legumbres, hongos, espinacas, sardinas.
  • Evitar las grasas.
  • Aumentar el consumo de carbohidratos.

Síntomas de piedras en el riñón

Los cálculos renales se pueden manifestar con:

  • Dolor muy intenso en la espalda o en el costado.
  • Sangre en la orina.
  • Nauseas o vómitos.
  • Fiebre.
  • Orina turbia o con mal olor.
  • Sensación de ardor al orinar.

 

En el Institut Català d´Urologia i Nefrologia contamos con un equipo de urología que puede orientarte y ayudarte en el tratamiento y prevención de los cálculos renales. Si notas algún síntoma, no dudes en pedir cita.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies