color orina

¿Qué cosas puede revelarte el color de tu orina?

El color de la orina suele variar del amarillo claro al ámbar oscuro, como resultado del pigmento llamado “urocromo” y del grado de hidratación que tenemos. Las diferencias en sus tonos pueden indicarnos la presencia de una carencia o una alteración, pero también pueden ser fruto del consumo de ciertos alimentos o de medicamentos. Por eso, es importante prestar atención a su coloración.

Gracias al estudio realizado por un grupo de expertos de una Clínica de Ohio (EE.UU) podemos detallar una gama de colores de la orina, así como lo que estos indican sobre el estado de salud de la persona.

El color de la orina

El color de la orina varía según la cantidad de agua que se ingiera. De ahí que cuanto más se beba, más clara sea la orina puesto que los líquidos diluyen los pigmentos amarillos presentes en la orina. En cambio, si el color es amarillo oscuro, ocurre el caso contrario y deberíamos aumentar la ingesta de líquidos.

Pero también el color puede cambiar más de lo normal, adquiriendo tonos más oscuros o rojizos. Veamos qué ocurre en estos casos.

  • Transparente. Si se bebe demasiada agua es posible que la orina apenas tenga color.
  • Amarillo claro. Es el color normal, ocasionado por la presencia de urobilina mezclada con los líquidos ingeridos.
  • Amarillo oscuro. Es señal de que el cuerpo se encuentra menos hidratado.
  • Ámbar o miel. Es uno de los primeros síntomas de la deshidratación.
  • Anaranjado. Este color puede aparecer por falta de hidratación, exceso de vitamina C o de carotenoides. Así mismo, también puede deberse al consumo de ciertos medicamentos o afecciones en las vías biliares o el hígado.
  • Marrón oscuro. Este color puede originarse por el consumo de medicamentos o afecciones del hígado o de los riñones.
  • Rosado o rojo. Puede significar que hay presencia de sangre.
  • Azul o verde. Una dieta rica en calcio o vitamina B12, así como algunos medicamentos, puede volver la orina de estos colores.
  • Blanca. Si existen ciertas partículas blanquecinas es síntoma de la presencia de una infección bacteriana.
  • Orina rojiza, transparente. Muy común en nuestro medio y en este tiempo, debido a la eliminación de un colorante presente en los níscalos (“rovellons” en catalán). La primera aproximación es que si el color rojo es por presencia de sangre, la orina es turbia. En cambio, si lo es por algún colorante, la orina sigue siendo transparente. Y cómo se diferencian? Si se pone la orina en un recipiente transparente (p.ej. un vaso de cristal) debemos poder leer a su través, cosa que no podremos hacer si es turbia.

Otros factores a tener en cuenta

Además del color de la orina, es fundamental prestar atención a su olor, transparencia y cantidad de espuma.

  • Orina con fuerte olor. Las infecciones de orina así como el consumo de ciertos alimentos (espárragos, por ejemplo) pueden hacer que su olor sea más intenso de lo normal. Hay gérmenes que tienen un enzima, llamado ureasa, que desdobla la molécula de urea en dos de amoníaco, lo que hace que la orina desprenda un fuerte olor amoniacal.
  • Orina turbia. Puede deberse a cálculos en la vía urinaria y a infecciones. En general, nos habla de que en la orina hay presencia de elementos no solubles, ya sea sangre, leucocitos o proteínas. Una excepción, muy frecuente en realidad, es la presencia de fósforo en abundancia, de procedencia alimentaria, en el caso de orina alcalina, que lo convierte en insoluble. Evidentemente esta situación es totalmente benigna. Para descartarla, se acidifica la orina (con unas gotas de vinagre, por ejemplo) y entonces la orina se vuelve transparente.
  • Orina con espuma. Puede indicar un exceso de proteínas en la dieta o, en casos en los que persiste, a una enfermedad renal.

Cuando acudir al médico

La variación en el color de la orina es habitual dentro de las tonalidades amarillas y va ligada, en la mayoría de las ocasiones, al grado de hidratación. En cambio, si los cambios son repentinos o frecuentes es importante consultarlo, especialmente cuando:

  • El color anormal no desaparece a los días.
  • La orina contenga sangre.
  • El color no esté dentro de las tonalidades transparente a amarillo oscuro.
  • Si hay cambios en la textura.
  • La orina desprende un olor fuerte durante un periodo largo de tiempo.

Si observas cambios en tu orina, nuestro equipo de urología en Barcelona está a tu disposición para resolver las dudas que puedan aparecer y realizar una valoración. Contacta con nosotros o pide cita a través de nuestra web.

Dr. Josep Mª Banús

Doctor Josep M. Banús director médico del centro de urología y nefrología ICUN de Barcelona. Acerca del Dr.Banús

Latest posts by Dr. Josep Mª Banús (see all)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies